Patrimoni a las III Xornadas de Patrimonio de Pontevedra

La pasada semana, días 3, 4 y 5 de abril, tuvieron lugar en Pontevedra las “III Xornadas de Patrimonio Rural. Patrimonio e Participación” y el proyecto Patrimoni del Programa d’Extensió Universitària de la Universitat Jaume I de Castellón fue invitado para compartir, con todos los asistentes, su metodología de trabajo basada en la participación horizontal de grupos en el territorio.
Como sabéis, la coordinación del proyecto Patrimoni es llevada a cabo desde Arsipe. Podéis leer la crónica de las jornadas en la web del proyecto Patrimoni.

El querer

Resulta que hace no demasiado me contaban que un par de tipos esperaron en la puerta de un bar a que el encargado de recoger la recaudación de las tragaperras saliera para birlarle el dinero. El señor, superado el primer instante de shock, corrió tras el coche sin perderle la pista hasta que, sorprendido, vio como el par de listos paraban en una gasolinera próxima…

Como os podéis imaginar, estas dos personas fueron pilladas y supongo que, además de lo mucho o poco que les cayó por procedimiento ordinario, lo que se llevan y se llevarán de por vida es una cicatriz profunda y dolorosa allá donde más duele: el orgullo.

Pensando en esta situación tan absurda no puedo más que acordarme de lo importante que es planificar bien nuestras acciones, asignándoles un instante de reflexión y análisis y dotándolas del tiempo necesario para su buena ejecución. Y con nuestros proyectos culturales pasa lo mismo. Que empiezan mucho antes de que se vean y disfruten. Antes incluso de trasladarlos al papel. Empiezan con la reflexión premeditada y con la construcción de un buen andamiaje que combine la solidez y la flexibilidad. No es suficiente con tener buenas ideas. Hay que saber llevarlas a cabo.

No es la primera vez que hablamos en este blog de lo importante que es el cómo y no nos cansaremos de repetirlo. Y una de las claves es la participación. Solidaria. Horizontal. En positivo y desde el principio. Y esto quiere decir que las acciones y los proyectos tienen que partir de la revisión y actualización de las políticas culturales de, por ejemplo, nuestra localidad.

¿Existen?¿Hacia dónde van? Y a medio y largo plazo, esto es, más allá de los cuatro años, ¿hay algún tipo de consenso de mínimos entre las fuerzas políticas actuales, los grupos no representados y la ciudadanía en general?

A veces es como si nuestros representantes no estuvieran del todo interesados en nosotros. Empiezo a pensar que cada vez estamos menos representados y más huérfanos. No se trata de que sean lobos entre el rebaño. Tampoco los quiero de pastores. Se trata de que no somos un rebaño. Sumamos tantas diferencias como individuos. Y nuestra casuística es tan compleja que puede darse el caso de que lo que piensan de nosotros no sea reflejo de lo que mi pueblo quiere, demanda, solicita o necesita.

Agenda 21 de la Cultura, Foros de Participación, Asambleas ciudadanas… existen muchas maneras de organizarse y muchos canales a disposición de todos para iniciar dinámicas con las que conocer mejor a las personas y sus necesidades. Pensadas para fomentar el consenso y la coherencia. Y también la responsabilidad a la hora de acometer inversiones y planes con dinero que muchas veces, viene bien recordar, es de todos y para todos aunque intuyo que, en muchas de las ocasiones, siempre falta el querer…

@angelportoles