Pròxima estació: CULTURA

Pintar a escala de grisos i omplir-lo tot amb cendra. Desmuntar tota iniciativa de defensa i conservació del territori perquè aquest siga un problema impossible a escala local. Llevar els llaços de col·laboració entre municipis i col·lectius i fomentar processos d’erosió.

Per a tots els que teníem la sensació que el nostre treball era sant i aspirava a pujar als altars de la glòria més celestial dels set cels coneguts i els vuitanta desconeguts, vos he de dir que no és així per a ells.

Hem sigut la infanteria d’una guerra plantejada per a amagar un escenari econòmic, social i cultural dantesc. Guerra interessada a dividir i que, com no pot ser d’una altra manera, es ceba amb els mateixos de sempre. Es busca un culpable i tornen a ser els que menys recursos tenen. I els teatres, el cine, la música i qualssevol creació i manifestació relacionada amb la cultura… Es tracta d’allunyar i dispersar al personal. Que les accions semblen violentes als telediaris per a des legitimar la força i la unió del poble.

No el tindran tan fàcil com es pensen!

Treballem perquè els nostres somnis i projectes edifiquen escenaris plurals amb paletes multicolors on la cultura és i serà fonament essencial. Paisatges sagrats. Sacralitzats per una població informada i responsable que coneix la importància i la necessitat de conèixer i difondre el nostre patrimoni, la nostra cultura.

arsipe_240413

Creatividad para tiempos de crisis…

La creatividad de los billetes de 500 se acabó. Admitámoslo. Todo era más fácil y colaba mejor. No todos lo hicimos y muchos menos lo confesaremos a toro pasado pero lo cierto es que teníamos el corazón disparado, el cerebro embotado y el hígado demasiado cirrótico como para darnos cuenta del batacazo que nos íbamos a dar: “No estaría mal que para este acto viniera ese orfeón tan famoso. No, tranquilo, no hace falta que nos canten nada. Es por estar. Sí, ya sabes. Quedará mejor. Más completo. Hablamos con ellos y punto. Que vengan. De acuerdo. Se paga y ya está”.

“Por dinero no te preocupes, que dinero no hay” (proverbio –mantra cubano que nos enseñaron @CristinaRiera y @JuanPedregosa y que presenta la edición de la agenda 2013/2014 del Programa d’Extensió Universitària de la Universitat Jaume I de Castellón).

Hemos luchado para profesionalizar un sector. Para darlo a conocer. Para reforzar nuestra posición y para comunicar nuestro trabajo y su importancia más allá de su importantísimo carácter estético. Hemos enfatizado y puesto el acento en la importancia de la Cultura como recurso para el desarrollo de los territorios y para el individuo.

Éste puede ser un buen momento para plantearlo de otra forma. Nuestro sector ya se encuentra al límite y todos sabemos de casos donde las modificaciones exigidas rayan la indecencia y del trato mejor no hablamos. Algunas propuestas nos hablan de una falta total de comprensión por nuestro trabajo. Limitan su complejidad y lo reducen hasta el número de tacos y alcayatas por exposición o al coste de la gasolina para cada actividad, para cada reunión, para cada planificación.

Da la impresión de que lo que por un momento llegó a parecer respeto no era más que una instrumentalización que ha traído consigo una burbuja de equipamientos culturales infrautilizados e infrafinanciados. Espacios planificados detalladamente como trampas de humedad. Estratégicamente dispersas por el territorio para acumular y concentrar la creación y la reunión artística y ciudadana. Un modelo de ciudad paralelo que parece aspirar a eliminar el acceso al espacio público.

Enfriado hasta el punto de congelación negativa del presupuesto, parece que uno de los últimos subterfugios al que el gestor y el trabajador de la cultura pueden ya recurrir es el de la creatividad. Que sí, que ya lo sé, que la creatividad ha estado y está presente en nuestra vida y lo seguirá estando aún a pesar de la crisis pero lo que se impone en nuestros procesos es una creatividad más pura e ingeniosa; de perro flaco y con pulgas. De cara afilada y chusco de pan. De apretarse un punto más el cinturón al más puro estilo de Bilbo Baggins y su iniciático y ritual viaje a la madurez y al origen y sentido de su/nuestra existencia.

 ARSIPE01baja

Cómic de Pedro Cifuentes, profesor de sociales y autor de la tira cómica “En clase no se dibuja”